¿Sabes qué le pasa a tu niñx en el colegio? Bullying en ElObjetivo

La semana pasada compartíamos con vosotros un vídeo con algunos datos sobre el bullying, una realidad para muchos de nuestrxs chicxs contra la que, lo primero que debemos hacer, es estar informados y concienciados.

La prevención resulta fundamental, pero una vez la dinámica de abuso se ha establecido y los roles de los menores están definidos, la detección y la intervención deben ser tan tempranas como resulte posible. No sólo los padres y el equipo docente desempeñan un papel clave en el afrontamiento de estas situaciones; la figura del alumno mediador ha mostrado ser de gran utilidad: Permite que los niños tengan como referente un igual, un/a alumno/a con cierta formación en resolución de conflictos, que ayuda a manejar las situaciones de mala comunicación, incomprensión o enfrentamiento, sirviendo como apoyo y modelo.

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, las situaciones de acoso escolar han superado los muros de los centros educativos, invadiendo la intimidad de los niños y jóvenes que lo padecen: los mensajes descalificadores, las amenazas, los insultos… llegan a cualquier hora y en cualquier lugar, a través de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea. Es algo así como «llevar al acosador en el bolsillo».

El pasado domingo 19 de Septiembre, el programa El Objetivo, emitido en LaSexta, abordó esta compleja realidad, analizándola desde diversos puntos de vista. Recoge los testimonios de jóvenes implicados en situaciones de acoso, padres, docentes y psicólogos, y profundiza en las claves que permiten la detección de los casos de bullying y cyberbullying y las distintas opciones de intervención.

Aquí os dejo el enlace:

El Objetivo. Temporada 5, Capítulo 3. Acoso Escolar.

En palabras de Ana Pastor, «Estos son los datos, suyas son las conclusiones».

¿Feliz vuelta al cole?

El acoso escolarbullying«) es una realidad para muchos de nuestros niños. Es responsabilidad de todos prevenir, detectar e intervenir en estas situaciones.

Si te parece que tu hij@ tiene miedo a ir al colegio/instituto, si busca excusas para quedarse en casa, no quiere hablar de la relación con sus compañeros, presenta síntomas físicos (dolores difusos, problemas digestivos, dificultad para conciliar el sueño…), «pierde» o «estropea» su material escolar, sus resultados académicos han caído en picado sin explicación alguna, se muestra irritable, angustiado, tiene cambios de humor… Por favor, no mires para otro lado.

El bullying no es cosa de críos.

La gran mentira: Mi hij@ va a dejar de entrenar porque necesita centrarse en los estudios.

ver tocar

En esta época son muchos los papás que están haciendo verdaderos esfuerzos por hacer encajar todas las actividades extraescolares de sus hijos en la planificación de la rutina familiar.

No podemos sino compartir este interesantísimo artículo de Rafa Martínez Gallego, Ingeniero Técnico, Doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y Director Deportivo en el Club de Tenis El Puig, quien nos recuerda que el deporte y el rendimiento intelectual no sólo no son incompatibles, sino todo lo contrario, y echa por tierra una afirmación que muchos padres emplean tarde o temprano a lo largo de la vida académica de sus niñ@s: «Tiene que dejar de entrenar, porque el deporte le roba tiempo a los estudios».

¿Quieres facilitar el desarrollo cognitivo de tu hijo? Dale ejercicio físico y música. Pero de esto último hablaremos en otra ocasión…

https://www.youtube.com/watch?v=v6k3CHZibLU

Tenis 2.0

Creo que la mayoría de entrenadores que estéis leyendo esto os habréis encontrado alguna vez con esta situación, padres que nos dicen: “el niño va a dejar de entrenar porque necesita centrarse en los estudios” (o cualquiera de sus variantes, “porque ha suspendido muchas y necesita más tiempo”, “porque ha bajado su rendimiento académico y le vamos a castigar sin que venga a entrenar” etc). Pues bien, para mí, esto es una de las mayores mentiras que nos podemos encontrar en cuanto al abandono deportivo, y no porque esos padres nos estén engañando a conciencia, sino porque se están auto engañando, en la mayoría de ocasiones, sin saberlo.

Ver la entrada original 909 palabras más