Depresión: no son sólo pensamientos. La depresión se siente.

chicx en el  suelo con una capuchaLos pensamientos negativos se asocian con sensaciones perceptivas en la depresión

De acuerdo con los resultados del estudio «Beyond words: Sensory properties of depressive thoughts»   (Más allá de las palabras: propiedades sensoriales de los pensamientos depresivos) desarrollado por el Departamento de Psiquiatría y Psicoterapia de la Universidad de Hamburgo   (Alemania), existe relación entre los pensamientos negativos y los fenómenos sensoriales que perciben las personas con depresión.

El estudio, publicado en la revista Cognition & Emotion, profundiza en la relación existente entrepensamiento y experiencia sensorial, considerando variables como la gravedad de los síntomas, laconciencia de enfermedad y la calidad de vida del paciente depresivo.

El 57% de la muestra de 356 pacientes diagnosticados de depresión (leve-moderada) afirmó que sus pensamientos negativos presentaban cualidades sensoriales de distinta modalidad. De dicho porcentaje, el 40%experimentó sensaciones corporales, el 31% auditivas y el 27% visuales.
De acuerdo con los resultados, aquellos pacientes con propiedades sensoriales en sus pensamientos negativos habían padecido mayor número de episodios previos y habían sido hospitalizados por este motivo con mayor frecuencia teniendo, por tanto, menor calidad de vida.
Móvil de figura humana

Imagen cortesia de zirconicusso / freedigitalphotos.net

Parece que los pensamientos depresivos no sólo son verbales, sino que con frecuencia se acompañan de sensaciones (auditivas, visuales o corporales) que refuerzan su autenticidad,dificultan su modificación y causan un fuerte impacto emocional en el paciente.

El aprendizaje invisible

¿Aprendemos o sólo nos enseñan? Salvando la brecha entre la educación formal y las nuevas tecnologías

En unos días tendrá lugar el evento TEDxGijón: Tecnología, Entretenimiento y Diseño se dan cita con otras muchas temáticas de interés en nuestra ciudad. Para que os hagáis una idea, llaman a estos eventos anuales “los balnearios del cerebro”, y en ellos se presentan “ideas que merecen la pena”, cualquiera que sea su disciplina.

Con motivo de esta cita, estuve revisando los videos de algunas de las ponencias de eventos previos, y tuve la ocasión de encontrarme con la inspiradora intervención de Cristóbal Cobo, coautor del libro «Aprendizaje Invisible. Hacia una nueva ecología de la educación» , quien intenta salvar la brecha entre educación y tecnología.

El concepto de Aprendizaje Invisible hace referencia a aquellos conocimientos que se adquieren a través de la experiencia y de manera fortuita, en el proceso de la consecución de otros objetivos.  Es una forma de aprendizaje no formal, sin manuales ni una estructura predefinida, y sin maestrosexplícitos. El error, tan mal visto en los sistemas formales de aprendizaje, forma parte del proceso, y es asumido como parte natural del proceso de búsqueda de soluciones.

Él os lo explicará mejor que yo. Disfrutad de la experiencia, vale la pena escucharlo.

El sedentarismo cambia tu cerebro y tu corazón

 

despertador

La falta de actividad física causa cambios en tu cerebro y en tu corazón

¿Cuántas veces habéis oído o leído lo beneficioso que es hacer deporte? Todos estamos familiarizados con sus ventajas: mejora el estado físico y anímico, reduce la ansiedad, aumenta la productividad y el rendimiento académico e incluso fomenta el desarrollo de ciertos tipos de inteligencia. Sabemos que la actividad física provoca cambios cerebrales, sin embargo ¿qué ocurre con el sedentarismo? ¿modifica también nuestro cerebro?
sedentarismo

magen cortesía de artur84 / FreeDigitalPhotos.net

I
De acuerdo con los resultados del estudio del Dr. Patrick Mueller(profesor asociado de Fisiología en la Wayne State University) publicado en el Journal of Comparative Neurology , la respuesta es sí: La inactividad modifica nuestro cerebro, además de nuestro corazón. Y los cambios no son precisamente beneficiosos.
Hasta hace unos veinte años, la mayoría de los científicos defendía que la estructura del cerebro estaba ya establecida al comienzo de la vida adulta, por lo que no se podían crear nuevas neuronas, alterar las ya existentes o realizar ningún cambio físico en el cerebro después de la adolescencia. Sin embargo, en los años posteriores, los estudios neurológicos han demostrado que el cerebro mantiene su plasticidad, su capacidad para ser remodelado, a lo largo de toda la vida, por lo que puede ser (y de hecho, es) modificado, creándose nuevas conexiones e incluso nuevas células nerviosas.
La actividad física resulta un factor especialmente relevante a considerar cuando hablamos de los cambios que se producen en nuestro cerebro. El estudio del Dr. Mueller concluye que la inactividad puede, al igual que el ejercicio, modificar la forma de las neuronas, aumentando el número de ramificaciones y alterando con ello  su sensibilidad. Las conexiones entre neuronas se ven modificadas, y estos cambios provocan unahiperactividad del Sistema Nervioso Simpático, que se encarga de la inervación de la musculatura lisa, el músculo cardíaco y las glándulas de todo el cuerpo, controlando lafrecuencia cardíaca y la tensión arterial y preparándonos para la acción.

Imagen cortesía de atibodyphoto / FreeDigitalPhotos.net

Por supuesto, el sedentarismo también aumenta el riesgo de sufrir problemas cardíacos: si el sistema nervioso simpático recibe demasiada estimulación por parte de las neuronas de la médula rostral ventrolateral, responderá de manera errática y excesiva, provocando hipertensión y daños cardiovasculares. El Dr. Mueller afirma: “este hallazgo es importante, pues añade un nuevo factor a nuestra comprensión de cómo, a nivel celular, la inactividad aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca”.

Mujer en bicicleta

Imagen cortesía de Sira Anamwong / FreeDigitalPhotos.net

A la vista de estos resultados, concluímos que no sólo el ejercicio físico es deseable por sus múltiples bondades y beneficios, sino que, además, la inactividad supone un factor perjudicial, y por tanto, a evitar, dados sus efectos sobre el cerebro y el corazón. Así que… ¡Muévete!
Y si estos argumentos no te convencen, quizá lo haga la siguiente animación: