¿Adaptaciones curriculares?

Qué son y para qué se utilizan estas estrategias educativas

Acaba de terminar el segundo trimestre escolar y son muchos los padres preocupados por el rendimiento académico de sus hijos.
Cuando las notas son bajas y el menor parece no alcanzar los criterios mínimos, el equipo docente puede plantear diversas alternativas. Una de ellas consiste en la realización de adaptaciones curriculares, propuesta que también se plantea cuando el niño tiene un potencial superior a la demanda del nivel académico que cursa. Muchos padres se asustan al escuchar este término. Los profesores y orientadores presencian reacciones del tipo: “Yo no quiero que mi hijo reciba un trato diferente”, “¿Pero eso no le coloca en el pelotón de los torpes?”. Por ese motivo hemos decidido aclarar y desmitificar esta estrategia educativa.
Muñeco con libros

Imagen cortesía de Master Isolated Images/FreeDigitalPhotos.net

Las adaptaciones curriculares suponen una respuesta a la diversidadde los alumnos: pretenden facilitar el proceso de enseñanza-aprendizaje, tomando en consideración las necesidades educativas especiales (historial personal, historial educativo, motivación, interés, ritmo y estilo de aprendizaje) y proporcionando a todos los los chicos las mismas oportunidades de aprendizaje. Se desarrolla una programación ajustada, con objetivos, contenidos, evaluaciones, metodología y materiales adaptados a las necesidades y forma de aprender del alumno.
Son cinco los principios pedagógicos que rigen la puesta en marcha de las adaptaciones curriculares:

  • Principio de normalización: sólo se llevarán a cabo adaptaciones cuando sea estrictamente necesario, y en todo momento el fin será alcanzar los objetivos curriculares ordinarios.
  • Principio de ecología: con la adaptación se busca adecuar las necesidades educativas del alumno a su contexto más inmediato.
  • Principio de significatividad: las adaptaciones serán progresivas, de lo menos a lo más significativo. Sólo cuando sea estrictamente necesario se modificarán los elementos prescriptivos del currículo.
  • Principio de realidad: debe partirse de un punto de vista realista, tomando en consideración las necesidades del alumno, los recursos disponibles y los objetivos a alcanzar.
  • Principio de participación e implicación: las decisiones sobre el desarrollo de adaptaciones deben tomarse de forma consensuada y con acuerdo del equipo docente; la competencia recae sobre el tutor y los profesionales responsables del proceso enseñanza-aprendizaje.

Como vemos, la prioridad siempre es el alumno, su bienestar y el desarrollo de sus competencias.

deberes niña

Imagen cortesía de Phaitoon/FreeDigitalPhotos.net

En función de las necesidades del alumno, pueden desarrollarse distintos tipos de adaptaciones curriculares:1. De acceso al currículo:
Cambios en el espacio, los materiales, las personas o las formas de comunicación. Permiten que el currículo sea más accesible a aquellos alumnos/as que padecen deficiencias motoras o sensoriales. Existen dos variantes:

  • De acceso físico: eliminación de barreras arquitectónicas,  mejoras en la iluminación y sonoridad del aula, mobiliario adaptado…
  • De acceso a la comunicación: introducción de sistemas alternativos de comunicación, uso de lupas, grabadoras y otros dispositivos electrónicos, Braille…

2. Individualizadas (ACIs):
Suponen ajustes o modificaciones de los distintos elementos de la enseñanza y se clasifican en dos categorías:

  • No significativas: Implican ajustes en el tiempo, actividades, metodología, evaluación, etc. Tienen carácter temporal y se plantean de manera preventiva y compensadora, con el objetivo de individualizar la enseñanza, ajustándola a las necesidades de cualquier alumno.
  • Significativas:  Se desarrollan cambios en la programación académica y se plantean tras una evaluación psicopedagógica. Mediante la elaboración de un informe psicopedagógico escrito, se delimitan sus necesidades educativas especiales y se plantea una modificación o adaptación de los elementos prescriptivos del currículo (objetivos generales, contenidos y criterios de evaluación). Estos cambios tienen validez por un intervalo de tiempo limitado a un curso escolar. Una vez transcurrido ese periodo debe realizarse una nueva evaluación del niño y sus necesidades.

Si deseas profundizar en esta cuestión, puedes consultar online la guía publicada por el Ministerio de Educación y Ciencia, o descagarla en la parte superior del presente artículo.

Anuncios

Dislexia ¿Qué es?

magen cortesía de Digitalert / FreeDigitalPhotos.net

 

Características de la dislexia

Como ocurre con el resto de dificultades específicas del aprendizaje, existen muchos mitos sobre la dislexia.

Para alcanzar un diagnóstico correcto de la dislexia es necesario realizar una evaluación exhaustiva de todos los procesos implicados en la lectoescritura. Aunque existen distintas definiciones en función del punto de vista profesional, deben cumplirse los criterios de exclusión, discrepancia y especificidad establecidos por el DSM-IV TR, la cuarta edición revisada del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, así como considerarse otros aspectos, como los antecedentes genéticos.

Niña deberes desesperación

Imagen cortesía de Stockimages / Freedigitalphotos.net

Las personas con dislexia tienen un rendimiento en lectura, medido mediante pruebas de precisión o comprensión normalizadas, sustancialmente inferior a lo esperado dada su edad cronológica, su coeficiente de inteligencia y su nivel de escolaridad que interfiere de manera significativa en su rendimiento académico o aquellas actividades de la vida cotidiana que exigen habilidades para la lectura. Si hay un déficit sensorial, las dificultades para la lectura exceden las habitualmente asociadas a él.

Desde el punto de vista educativo, se entiende las dislexia como “un trastorno específico del aprendizaje de la lectura de base neurobiológica, que afecta de manera persistente a la decodificación fonológica (exactitud lectora) y/o al reconocimiento de palabras (fluidez y velocidad lectora) interfiriendo en el rendimiento académico con un retraso lector de al menos dos años. Suele ir acompañado de problemas en la escritura. Se da en personas con un desarrollo cognitivo o inteligencia normal o alta. Es un trastorno que no puede ser explicado por discapacidad sensorial, física, motora o intelectual, ni por falta de oportunidades para el aprendizaje o factores socioculturales” (definicién extraída de la guía de dislexia publicada por la Junta de Andalucía).

Según el momento de su aparición, pueden existir dos tipos de dislexia:

  • Dislexia evolutiva: Suele aparecer en el momento de escolarización obligatoria. Cuando el niño aborda el aprendizaje de la lectoescritura, se enfrenta a numerosos obstáculos: comete numerosos y variados errores, como sustituciones de algunas letras, omisiones de letras o palabras. Su velocidad lectora es lenta y tiene problemas para entender el significado de lo que lee.

  • Dislexia adquirida: Se ha desarrollado la lectoescritura, sin embargo las habilidades se pierden debido a un traumatismo craneoencefálico o accidente cerebrovascular.

 

dislexia

Imagen cortesía de Digitalert / FreeDigitalPhotos.net

A grandes rasgos, los niños disléxicos presentan dificultades en la escritura, faltas de ortografía, una velocidad lectora lenta y dificultades en el aprendizaje de otros idiomas. Pueden tener, asímismo, problemas en otras áreas: comprensión de enunciados, uso de símbolos matemáticos, percepción espacial o problemas para distinguir izquierda y derecha.
En la siguiente tabla, basada en la guía mencionada anteriormente, se presentan algunos de los síntomas que describen al niño disléxico:

Área Dificultad

Lectura

Confusión de letrasCambio de letras o sílabasRepetición u omisión de letras, sílabas o palabras

Mala comprensión lectora

Saltos de línea

Quejas de mareos y malestar durante las tareas de lectura

Lectura monótona y sin ritmo

Escritura

Inversión del orden de letras, sílabas o palabrasRotación de letras: /b/ /d/ /p/ /q/Omisión, sustitución o inclusión de letras, sílabas o palabras

Escritura ininteligible

Problemas en la comprensión de lo que escriben

Problemas para memorizar y automatizar reglas de ortografía

Letra muy grande o muy pequeña

Presión excesiva o escasa al escribir

Se equivocan al borrar

Coordinación motriz

Dificultad en tareas y juegos que requieran cierta coordinación de movimientos: atarse los cordones, montar en bicicleta, botar una pelota…Confusión entre izquierda-derecha, arriba-abajo, delante-detrás.

Matemáticas

Realizan las cuentas con los dedosProblemas para colocar las operaciones en el papelDificultades con el cálculo

Dificultad en la comprensión de enunciados

Problemas en la memorización de las tablas de multiplicar

Confusión de signos

Dificultades en el manejo del dinero

Tiempo y espacio

Dificultades con el aprendizaje de la hora, especialmente con el reloj analógicoDificultades para memorizar las secuencias temporales (meses, años, antes, después…)Se desorientan y pueden perderse con facilidad
Es importante tener en cuenta que éstos son algunos síntomas comunes, sin embargo una persona disléxica no tiene por qué presentarlos todos, y tener alguno de ellos no implica ser disléxico. No debemos realizar diagnósticos a la ligera.

 

teclado

Imagen cortesía de Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net

Cuando un niño se enfrenta a estas dificultades, parece lógico pensar que su actitud hacia las tareas escolares, y en ocasiones hacia el colegio en general, cambie: pierden el interés en el estudio y les cuesta adaptarse al ambiente escolar. Expresan su deseo de no asistir al colegio y es frecuente que se ausenten. En ocasiones creen que nunca podrán aprender, lo que les hace sentirse desmoralizados y desesperanzados. Su autoestima y su autoconcepto se ven dañados: se sienten inseguros, y pueden tomar una actitud agresiva o pasiva ante esta situación.

La clave, en esta y en otras necesidades educativas especiales, radica en una correcta evaluación y en el trabajo contínuo y coordinado de padres, profesores y especialistas, quienes deben contemplar la diversidad y proporcionar los apoyos, tanto académicos como emocionales, que el niño necesita.